miércoles, 26 de agosto de 2009

Los declaro Marido y ¿Mujer?




Hace pocos días me encontraba pensando en esta frase que, para mi desgracia, no alcanzo a comprender aun...

Cuando una pareja* se casa, específicamente por la iglesia católica, el sacerdote los declara marido y “mujer”, pero, ¿Qué quiere decir con esto? ¿Es consciente de aquellas palabras?...

Desde mi perspectiva la palabra Mujer engloba muchos aspectos del género femenino, por lo que se queda corta una visión en la que solo se le da la connotación de compañera marital. Sin embargo se haría necesario realizar una investigación etimológica para poder comprender a profundidad el significado completo de la frase; no obstante yo me aventurare a decir que esta tiene su origen y sustentación en el papel que ha jugado la “Mujer” en el sistema patriarcal tradicional, según el cual una Niña logra el status de Mujer, cuando tiene su primer relación sexual con un Hombre, lo que implica que siguiendo por esta misma línea, eso solo ocurrirá cuando ella se case, ya que, tradicionalmente se espera que llegue virgen y casta** al matrimonio y que sea su Marido el que la lleve a esa transición. Pero actualmente es evidente que nosotras podemos legitimar nuestra condición de Mujer antes de tener una primera relación sexual, acaso ¿No podemos llegar a sentirnos Mujeres, mucho antes de dejar atrás nuestra virginidad? ¿No estamos orgullosas de ser Mujeres antes de que un hombre lo “certifique”? Somos nosotras las que debemos sentirnos orgullosas de ser Mujeres y no necesitar que un Hombre nos de ese reconocimiento, es así pues, nuestro deber y responsabilidad es reconocernos como Mujeres, y exigir y promover el reconocimiento de ello.

Sería entonces necesario re-evaluar la validez de dicha palabra en esa frase, para poder darle cabida a la complejidad en que ésta se envuelve y aceptar la trascendencia de los cambio que han logrado llevar a cabo las Mujeres del movimiento feminista, y las que se han reconocido como Mujeres, en aras del progreso de nosotras mismas y nuestro derechos como sujetas.

Está en nuestras manos entonces, exigir ese reconocimiento de nosotras mismas desde lo que significa ser Mujeres y sobre todo ser sujetas pensantes que forman un papel activo y decisivo en la sociedad humana.





*Heterosexual, para el caso Colombia, por aquello de la legislación.
** Castidad

6 comentarios:

Tasartir Goldworthy dijo...

No sé hasta qué punto, el análisis etimológico de la palabra “Mujer” ayude a establecer claridad a esta discusión. Sin embargo, puede establecer las bases de representación de las estructuras de pensamiento que han desarrollado la inequidad entre lo masculino y lo femenino. El término Mujer, del latín Mulier – Is; parece no poderse rastrear en el Indoeuropeo, más sin embargo, muchos filólogos tienden a sospechar y orientar sus investigaciones al termino “mollis” “molleris”: Blanda, aguada, de la que también proviene la palabra Molusco.

Sin embargo, es un fenómeno netamente Español ya que en francés, por ejemplo, para mujer se conserva la voz Femme del latín “Femina”, que quiere decir Hembra; y que por otro lado, es la misma raíz que se conserva en varios idiomas como en alemán “Frau” y Ruso “женщина”. Por otro lado, el heredero directo del latín, el Italiano, conserva la voz “donna” Virgen. Circunstancias que no son tan evidentes en otras culturas donde la mujer ha participado de una manera más activa en el desarrollo de la cultura y de la sociedad; como en las sociedades del valle del Indo, Mesopotamia, y Escadinavia.

Es notable pues, que hacemos parte de una tradición que desvaloriza a la mujer reduciéndola al nivel de los moluscos. Empero, también, como profesional de las letras y estudioso de la lingüística, se que los términos se reevalúan y pueden ir más allá de su texto inicial. Por lo tanto, creo que lo importante no es cambiar el termino sino si significado, dignificar la voz “mujer” más allá de su incidencia filológica, como un connotante de fuerza, serenidad, valentía. Dignificar ese nombre, es darle su lugar en el mundo a cada sujeta, como pieza clave y fundamental de una comunidad de la que hacemos parte. El hombre, en su carrera en solitario a través de la historia ha acabado con la mitad del mundo. Ahora tenemos la oportunidad de revaluar las condiciones de poder que han quitado su lugar en el tiempo y en la historia a las mujeres y deconstruir estructuras, reevaluarlas y propender por un nuevo espacio, una nueva forma de entender el hombre y entender la mujer, de que ambas voces representen una identidad humana, que permita solucionar el conflicto y el sisma entre géneros, entendiendo la realidad de cada uno por aparte pero aceptando la relación y la responsabilidad conjunta como seres sociales, complementarios y necesarios.

karita dijo...

Es un poco frustrante conocer la insignificancia que se le dio a la palabra que nos designaría por tanto tiempo, mas sin embargo, es importante desde el punto vista critico, ya que nos da mas razones para continuar y fortalecer nuestra lucha por el cambio social y el empoderamiento de la mujer, buscando así, el cambio de estructuras de pensamiento y de organización social que han imperado durante tanto tiempo. Personalmente considero que somos más que solo hembras o compañeras maritales, y es nuestro trabajo promover el cambio de estructuras represivas hacia nuestro género.

Liliana dijo...

De hecho si es desalentador o más bien inquietante saber que el termino mujer nos reduce hasta el nivel de los moluscos; pero viéndolo desde un punto de vista totalmente aislado de la procedencia de la misma palabra en sí, considero que la mujer toma fuerza cada día y en estos tiempos con mas veras, como una gran actora social que incansable en la búsqueda de que de una vez por todas reconozcan sus derechos y que la sociedad y el sistema que rige comprenda, entienda y no coarte sino que por el contrario ayude en esa lucha y en esa búsqueda de igualdad de género que se amerita y que abre espacios para llegar a una equidad .

karita dijo...

Aunque el origen de la palabra no es exactamente lo que yo consideraría "correcto". Lo importante acá, es reconocer el cambio que ha tenido la Mujer a lo largo de esta evolución social, así como señala Liliana, esa lucha por incorporarse activamente en la sociedad y hacerse participe de los derechos que ella ofrece, sin embargo, es fundamental que reconozcamos que con cada derecho viene una responsabilidad, que debemos asumir en nuestro accionar como sujetas de derechos.

Tasartirgoldworthy dijo...

Totalmente de acuerdo. Sin embargo, deben recordar que no es una lucha en solitario, no son Quijotas contra Molinos de Viento machistas. Cuentan con el apoyo del hombre nuevo, aquellos que se han dado cuenta el valor social de la equidad y el reconocimiento y que pretenden devolver a las mujeres lo que se les fue arrebatado. No para someterse a ellas, no para la servideumbre... Para la compañía y el complemento, para nuevos roles de apoyo y conjunción; para el encuentro en la misma dinámica de reconstruir la sociedad sobre bases realmente humanizadas.

ruxee dijo...

En catalan esto no pasa, es "us declaro marit i muller" (muller se refiere mujer casada) en castellano/español tendria que ser os declaro marido y esposa.