lunes, 15 de noviembre de 2010

¿En el nombre del amor?



Siempre que los seres humanos hablamos de amor la situación se torna un poco difícil... Y es que en ninguna parte nos enseñan como se siente el amor; sentimos una cantidad de emociones extrañas que se mezclan entre si y nos revuelven el estomago, algunos dicen que son maripositas, otros en cambio creen que es el estado máximo de estupidez humana, pero sea como sea, el ser humano siempre esta en busca del amor.

Sin embargo parece que aunque no se nos enseñe a sentir el amor, si se nos exige que cumplamos unos requisitos indispensables...

El amor debe ser entre un hombre y una mujer, nos dicen las personas conservadoras, como si los hombres no pudieran sentir amor por otro hombre, es como si se creyera que estos han perdido la capacidad de amarse. Pero a lo mejor estoy juzgando muy severamente estas personas, quizás solo se están preocupando por las labores del hogar ¿si no hay una mujer quien las hará entonces?... O si hay dos mujeres juntas, entonces, ¿quien seria el proveedor y protector?

Ademas no debemos olvidar que se nos exige, a las mujeres, ser complacientes con nuestros maridos para que el amor funciones, solo como el engrane, la base según algunos, debemos dejar aun lado nuestros sueños para que ellos puedan cumplir los suyos, pero, no entiendo entonces que se supone que hacen ellos para que el amor funcione, ¿acaso debemos eliminar nuestras necesidades y deseos?

Aquí es indispensable casarnos antes de los 30, sino a vestir santos, esto garantiza que la mujer pueda tener hijos y ocuparse de ellos, porque la paternidad parece ser solo un adjetivo para muchos hombres, un simple titulo.

Pero a de ser así como debe ser el amor, nocivo, patológico, obsesivo... Sin embargo yo prefiero no conocer el amor si este debe cumplir con estos requisitos... Prefiero ponerle un nuevo nombre entonces a esas relaciones que nos complementan, que nos hacen sonreír, a esas personas que nos impulsan a crecer, con las que no solo compartimos los hijos y una cama, sino que compartimos sueños y alegrías... Creo que llego el momento de replantear el amor y la manera como se concibe... Debemos empezar a apostarle a las relaciones sanas, donde ambas partes se ven beneficiadas y son felices, debemos dejar atrás las exigencias que nos limitan y cohíben... Porque no hay una única manera de amor, ni un solo modelos de hombre y de mujer.

3 comentarios:

Lilith dijo...

Muy interesante tu visión del asunto. Es increíble que en 2010 todavía se intente prestablecer lo que las personas debemos sentir, y que a las mujeres (sean de la condición sexual que sean) y a los hombres homosexuales se nos siga viendo como ciudadanos de segunda a la sombra de la figura del "macho",compuesta por un conjunto de imágenes con las que gran cantidad de hombres ni siquiera se identifican.
La Humanidad no debería permanecer por más tiempo esclavizada por los estereotipos sexistas, que tanto frustran el pleno desarrollo de las personas.

Anónimo dijo...

Esta genial tu blog empece a buscarlo por que vi un aviso de las nuevas masculinidades y quiciera saber que dias se reunen cuando y donde yo tambien estudio en la UIS y me parece muy interesante lo que estan haciendo y seria bueno ser parte de eso.. Espero tu respuesta

karita dijo...

Anónimo si deseas puede buscarnos en facebook como NUEVAS MASCULINIDADES - UIS, allí encontraras toda la información.

Saludos.